Si te apasiona navegar en el Mediterráneo, en Valencia encontraras uno de tus destinos definitivos y en Port Saplaya junto a nuestros apartamentos, uno de los mejores puertos deportivos de la costa norte de la Comunitat.

El Club Náutico Port Saplaya, está situado dentro de la urbanización y cuenta con una escuela de vela ligera y crucero, con kayaks para la práctica del remo y un completo programa de formación en estos deportes. Cuenta con 323 amarres para una eslora mínima de 6m. y máxima de 12m., con un calado de 1,80m, suficiente para que vengas sin problemas con tu barco.

Desde aquí podrás navegar por todo el litoral de la Comunidad a lo largo de sus más de cien kilómetros, caracterizado por ser una costa suave y baja con predominio de playas de arena, dunas e importantes humedales llenos de vegetación y aves.

Si navegas hacia el norte llegarás hasta el faro de Canet d’ En Berenguer que esta tierra adentro en el mismo sitio donde allá por el siglo XV y desde una torre de vigilancia de 30 metros de altura, se alertaba de la presencia de barcos corsarios.

Desde el mar podrás ver la fortaleza islámica de Sagunto que contempla la tierra y el golfo de València desde la colina que acoge sus viejas murallas. Hoy la bimilenaria ciudad permanece asentada alrededor de su castillo.

Pasarás por las estupendas playas de Xilxes, Almenara, Burriana y Almassora donde desemboca el río Mijares Siguiendo la corriente del río está el entrañable Azud donde cada año se remansa agua para dar cobijo a un sin fin de aves acuáticas.

Pasado Castellón y sus atarazanas, llegarás a Benicàssim y podrás ver a lo largo de su playa las mansiones que llaman la Corte Celestial, una visión inesperada e insólita de estas hermosas residencias levantadas a finales del siglo XIX.

A partir de aquí la costa se vuelve más agreste y los acantilados se suceden para suavizarse en pequeñas calas de piedra. Es la Sierra d’ Irta con el silencio acogedor del Desert de Les Palmes. Desde el mar, podrás identificar uno de los vestigios históricos más relevantes de este Parque Natural, la torre vigía del siglo XVI denominada Torre Badum, así como la ermita de Santa Llúcia, situada en un enclave privilegiado desde donde también se pueden disfrutar unas magníficas vistas hacia el mar.

Y continuando por esta preciosa costa llegarás a la espectacular Peñíscola donde echar pie a tierra para visitar el museo del mar que ofrece una didáctica colección de útiles vinculados a la pesca local que datan de la época fenicia hasta la actualidad, maquetas de barcos y diversas piezas arqueológicas que provienen tanto de yacimientos marinos como terrestres relacionados con los antiguos pobladores de Peñíscola y su comarca, y reflejan la intensa relación de esta ciudad monumental con el mar.