La receta definitiva de la mona de Pascua

La mona de Pascua…. ¡ays que gran recuerdo de la infancia! Con sus anisetes, su forma de animalillo, su huevo pintado de colores, ¿quién no ha corrido detrás de un hermano, un primo, un amigo… para cascarle el huevo en la frente? total, para la mayoría de las veces ni siquiera comértelo…

Pocos lo saben, pero su origen es el de ser una torta cuya degustación simboliza que la Cuaresma y sus abstinencias se han acabado. Es una torta típica de toda la zona mediterránea, y su nombre proviene de la “munna” o “mouna”, término árabe que significa «provisión de la boca», regalo que los musulmanes hacían a sus señores.

Tradicionalmente es el padrino el que regala la mona al ahijado y la costumbre era ir de excursión a pasar la tarde jugando a la comba o empinando el cachirulo.

Hoy en día hay muchas variaciones diferentes de la masa de la mona y de su primo el panquemado, y que decir de los huevos, que han pasado a ser directamente de chocolate, (perdiendo la gracia de cascárselo a alguien en la frente…). Pero aquí os vamos a dejar la receta tradicional para que os salga con un sabor auténtico de verdad y los niños puedan pintar los huevos cocidos como se ha hecho siempre.

La receta: ingredientes

Para hacer la masa batir los huevos añadiendo la ralladura de lima, y poco a poco el aceite y el azúcar. Removerlo todo bien hasta que el azúcar este deshecho del todo.

Con cada 100 gr de mezcla añadir un puñado de harina y un poco de levadura disuelta en un poco de agua tibia, y mezclar todo bien.

Ir añadiendo más harina poco a poco y amasando hasta que no se pegue, es mejor untarse las manos con aceite. Remover y amasar por lo menos media hora. Dejar la masa reposar durante por lo menos cinco horas o más en un lugar caliente, hasta que la masa fermente y suba. Si esta buena tiene que hacer un olor agridulce.

Pasado ese tiempo formar bolas de pasta más o menos como de una pelota de tenis y darles la forma que queramos. Poner el huevo cocido en el centro y dejarlas encima de una madera con un papel para hornear debajo. Tienen que reposar nuevamente durante el tiempo necesario hasta que veamos que suben de nuevo.

Untar las monas con huevo batido y empolvarlas con azúcar. Ponerlas al horno a 200º una media hora, hasta que estén cocidas y hayan cogido color.

¿Te animas a merendar mona de pascua y empinar el cachirulo en la playa? ¡ Te esperamos, tenemos un tiempo de lujo ¡

Por | 2018-03-28T18:12:23+00:00 marzo 28th, 2018|Sin categorizar|Sin comentarios